Return of the Obra Dinn y el mundo oculto2018-11-11T13:57:04+00:00

Project Description

Return of the Obra Dinn y el mundo oculto

Lo que esconden los videojuegos de investigación.

Escrito por ivb | @Gamefeeles | 12/11/2018

Uno de los elementos propios del videojuego que mayor riqueza aporta a la comunicación entre la obra y el jugador es la posibilidad de planificar acciones futuras. El grado de libertad que añade la posibilidad de transformar el devenir del audiovisual a través de inputs estimula al jugador a participar de un modo activo en la ficción que se desarrolla ante sí. El poder escoger el destino de lo que pasa por pantalla dibuja en la mente del individuo posibles consecuencias de sus actos, permitiendo que conecte con la obra a mayor profundidad.

Es entonces cuando el desarrollo mental de sus acciones, el acto de planificar en sí mismo, se convierte, no solo en un punto de unión entre las experiencias del jugador y el mundo del juego, sino en una extensión de este. Es decir, hacer mapas mentales del funcionamiento de entornos digitales es otra forma de ampliarlos.

[izquierda] Página 23 del libro de arte digital gratuito de Super Mario Maker (2015) [derecha] Artículo de Gamasutra

Como ejemplo, en la imagen de la izquierda pueden verse las opciones que tiene el creador en Mario Maker para permitir al jugador saltar por encima del muro de bloques, forzando en él una planificación específica para superar el obstáculo. En la derecha se muestran las distintas opciones de salto que tiene el jugador en Super Mario World. Con ambas imágenes podemos ver la importancia de las opciones del jugador y los obstáculos que plantea el diseñador a la hora de que el primero planee un curso de acción. En función de ambos elementos habrá más o menos opciones para planificar acciones sobre el mundo de juego, ampliando o reduciendo su impacto en la mente del jugador. Si dispone de muchas opciones a la par que se le plantean obstáculos interesantes, se irán dibujando dichos mapas mentales, ampliando el alcance del juego y enriqueciéndolo.

Pero, ¿Qué pasa cuando múltiples posibilidades se interconectan, tejiendo una red de mapas mentales? Entonces ya no podemos hablar de una planificación básica, sino de un mundo de relaciones que define una dimensión alternativa al mundo digital. Una realidad oculta que le dota de profundidad, cambiando su naturaleza. De la misma forma que la suma de planos tridimensionales consecutivos definen una temporalidad, la suma de cuasi infinitas posibilidades temporales creadas en la mente del jugador definen una nueva dimensión. Al margen del espacio delimitado por la obra digital.

Her Story – Sam Barlow (2015)

En el plano de los juegos de investigación esto suele ser el objetivo a lograr. A través de la inmersión en un misterio del que a priori se conocen muy pocos detalles, se busca llenar la mente del jugador con opciones y posibilidades tan dispares como dependientes entre sí. Quién ha hecho qué y a quién, por qué cierto personaje actuó de una determinada manera y mucho más. Se crea entonces un mundo de relaciones que poco a poco va revelando esa dimensión oculta, donde todo encaja al adquirir un sentido radicalmente distinto del que se intuía en primera instancia.

La revelación de esta cara oculta del mundo puede darse de formas muy variopintas en función del género al que pertenezca el título: dominando el salto y el entorno en un plataformas como Super Mario World, descubriendo la psicología de la protagonista en Her Story o adquiriendo control sobre los combos y las acciones de los enemigos en Bayonetta, entre muchos otros. La forma en que Return of the Obra Dinn, el caso que nos ocupa, decide revelar su dimensión oculta despierta en el jugador un espíritu investigador propio de los grandes del género detectivesco.

En Return of the Obra Dinn encarnamos a un investigador de seguros, que debe examinar el navío Obra Dinn para hacer una evaluación de daños sesuda. Averiguando qué sucedió con los 60 tripulantes desaparecidos, cómo sucedió y a manos de quién. Para ello contamos con un reloj que nos permite visitar el instante exacto de la muerte de cada navegante y pasajero, pudiendo adquirir pistas para resolver cada una de ellas.

Gracias a este poder el jugador puede visitar el navío en distintos momentos temporales, aparentemente desconectados entre sí. Para entonces dibujar la continuidad de los acontecimientos en su cabeza, sirviéndose de las relaciones entre personajes, posesiones personales y la distribución de los elementos del barco en un momento dado. Lejos de obviedades este título se aprovecha, no solo de detalles en el escenario, sino de pistas que se descubren visitando múltiples muertes y dibujando el mapa mental del orden temporal concreto de las acciones de un personaje presente en distintas tragedias.

En primera instancia la cantidad de información que ofrece el juego abruma al jugador, mostrándole un mundo virtual confuso y unas herramientas incomprensibles. La mejor forma de ordenar y generar los espacios mentales la ofrece el propio juego a través de un cuaderno donde se va anotando información valiosa, a la par que el jugador puede ir completando. Sin embargo y de buenas a primeras, todo esto añade desconcierto pues la navegación por el propio cuaderno resulta extraña hasta que no empiezas a entender qué información es importante y cómo usarla en consecuencia.

Esto potencia sobremanera el espíritu investigador, pues cuando las piezas empiezan a adquirir sentido es cuando el jugador va entrando en ese mundo oculto, formado por la red de mapas mentales que el propio juego anima a crear. Entonces la confusión deja paso a la iluminación de los espacios temporales del navío, donde uno pasa a verle sentido a la investigación de detalles aparentemente inocuos y al seguimiento de los tripulantes, hasta averiguar el sino de cada uno de ellos.

Las distintas ideas sobre lo que pudo haber sucedido van tomando forma, relacionándose entre sí y evolucionando al entrar en contacto unas con otras. Al mismo tiempo uno va perfilando sus hábitos detectivescos al filtrar determinada información para poder concentrarse en la que necesita en cada momento. Todo a través del aprendizaje que lleva a hacerse las preguntas correctas. Como por ejemplo cuestionándose por qué determinado personaje aparece siempre al lado de otro, determinando relaciones ocultas a simple vista.

Mientras el mundo visible permanece simple y estático, Return of the Obra Dinn anima al jugador a descubrir su dimensión oculta, donde el alma puede viajar y recrearse mientras la mente va ampliando el mundo de relaciones que la nutre. La entrada al barco es pequeña e incómoda, pero una vez dentro uno se sorprende al descubrir un agujero insondable, cuya profundidad provoca estupor primero y maravilla después. Porque cuando aprendes a usar las herramientas que ofrece para ver la ingente cantidad de posibilidades, uno no puede más que maravillarse ante el complejo pero coherente mundo que el Obra Dinn plantea.