Oscars 2018: Mejor Película. 2018-03-05T14:41:43+00:00

Project Description

Oscars 2018

Estatuilla a la mejor película

Escrito por Diegodcsantos | 04/03/2018

A escasas horas de la  90ª edición de los Óscar toca, como siempre, echar la vista atrás a un año que si bien no ha sido de los mejores, nos ha acabado dejando grandes películas.

The Shape of Water, con trece estatuillas y Dunkirk con ocho, parten como principales nominadas en una noche que sin duda puede atraer al público por lo variadas y difíciles que se antojan las decisiones en muchos de los premios, a pesar de que, como siempre, los Globos de Oro hayan marcado un camino que pocas veces falla.

En un año en el que más que nunca se ha notado la sumisión a ciertos movimientos sociales hasta el punto de, más allá de la polémica, generar nominaciones que rozan lo ridículo, va a ser interesante ver hasta donde llevan esta cruzada por lo políticamente correcto (¿Es realmente políticamente correcto el no valorar la calidad sino la igualdad? No lo sé), bajo mi punto de vista ya ha ido demasiado lejos pero hemos visto a la Academia siendo capaz de tensar la cuerda y romperla muchas veces en anteriores galas.

A continuación, revisamos las películas nominadas en la máxima categoría.

DARKEST HOUR

“Drama ambientado en 1940, cuando Winston Churchill (Gary Oldman) se convierte en primer ministro británico en un momento realmente crucial de la Segunda Guerra Mundial, pues los nazis avanzan imparables conquistando prácticamente la totalidad del continente europeo y amenazando con una invasión a Inglaterra. Churchill deberá entonces explorar la posibilidad de un tratado de paz con Alemania, o ser fiel a sus ideales y luchar por la liberación de Europa.”

Dirección: Joe Wright – Música: Dario Marianelli – Guión: Anthony McCarten – Fotografía: Bruno Delbonnel – Reparto: Gary Oldman, Ben Mendelsohn, Lily James, Kristin Scott Thomas

Joe Wright firma otra obra perfectamente medida en todos y cada uno de los aspectos técnicos, llegando a unas cotas formales que provocan una mezcla de satisfacción e incredulidad.  Dirige en este caso a un Gary Oldman que nunca ha sido santo de mi devoción pero ante el que no puedo más que quitarme el sombrero por una actuación simplemente magnífica. Una pena que el guión no tuviera la tentación de llevarnos a terrenos mas profundos y personales del político inglés que, sin duda, hubieran brindado aun más categoría a una caracterización sobresaliente. La película, cuando se aleja de Oldman, es el clásico drama inglés sobre figuras relevantes de su historia que se esfuerza en redefinir personas en mitos y encanta tanto a crítica como público de la isla.

DUNKIRK

“Año 1940, en plena 2ª Guerra Mundial. En las playas de Dunkerque, cientos de miles de soldados de las tropas británicas y francesas se encuentran rodeados por el avance del ejército alemán, que ha invadido Francia. Atrapados en la playa, con el mar cortándoles el paso, las tropas se enfrentan a una situación angustiosa que empeora a medida que el enemigo se acerca.”

Dirección: Christopher Nolan – Música: Hans Zimmer – Guión: Christopher Nolan – Fotografía: Hoyte van Hoytema – Reparto: Fion Whitehead, Mark Rylance, Kenneth Branagh, Tom Hardy, Cillian Murphy.

La epopeya silenciosa de Christopher Nolan llega en forma de película tan bella como vacía; una postal que nunca te cansarías de ver. Es un espectacular trailer de dos horas que va perdiendo fuelle e interés gracias a una terrible gestión de los recursos narrativos y sonoros, provocando aburrimiento en el espectador. Lo que comienza como una clásica obra bélica, intensa y apabullante, acaba por naufragar en un eterno mar de vacuidad guionizada. Escenas para la galería, actores fuera de onda, momentos que rozan lo ridículo y un Nolan que definitivamente ha sido devorado por su ego.

GET OUT

“Un joven afroamericano visita a la familia de su novia blanca, un matrimonio adinerado. Para Chris y su novia Rose (Allison Williams) ha llegado el momento de conocer a los futuros suegros, por lo que ella le invita a pasar un fin de semana en el campo con sus padres, Missy y Dean. Al principio, Chris piensa que el comportamiento “demasiado” complaciente de los padres se debe a su nerviosismo por la relación interracial de su hija, pero a medida que pasan las horas, una serie de descubrimientos cada vez más inquietantes le llevan a descubrir una verdad inimaginable.”

Dirección: Jordan Peele- Música: Michael Abels – Guión: Jordan Peele – Fotografía: Toby Oliver – Reparto: Daniel Kaluuya, Alllison Williams, Catherine Keener.

Jordan Peele se encarga de un filme ameno, divertido e interesante que juega con problemas raciales aún muy arraigados en la cultura estadounidense y nos lanza a un popurrí de géneros expertamente hilados que no para de crecer hasta un desenlace agradablemente pulp que recuerda a cintas de culto como Cabin in the Woods. Los actores, especialmente Daniel Kaluuya, se dan al cien por cien. Todo esta bien hecho y bien pensado en un film al que poco mas se le puede pedir, pues da en la tecla y conforma un producto redondo dentro de sus limites. Mas allá de esto me resulta innegable pensar que Get Out no da el nivel para estar nominada a mejor película pues, a pesar de su calidad, no se puede negar su humilde tamaño y sus límites autoimpuestos.

THE SHAPE OF WATER

“En un inquietante laboratorio de alta seguridad, durante la Guerra Fría, se produce una conexión insólita entre dos mundos, aparentemente alejados. La vida de la solitaria Elisa (Sally Hawkins), trabajadora del laboratorio, cambia por completo cuando descubre un experimento clasificado como secreto: un hombre anfibio (Doug Jones) que se encuentra ahí recluido.”

Dirección: Guillermo del Toro – Música: Alexandre Desplat – Guión: Guillermo del Toro, Vanessa Taylor – Fotografía: Dan Laustsen – Reparto: Sally Hawkins, Doug Jones, Michael Shannon, Octavia Spencer, Richard Jenkins.

Me encantan las historias que consiguen sumergirme en su mundo y hacerme olvidar que estoy en una sala de cine. Las películas que me dejan tan emocionado que tardo horas en ser capaz de valorarlas sin seguir embelesado por sus virtudes. The Shape of Water es una de ellas. Guillermo del Toro apuesta y gana la carrera de los sentimientos proponiéndonos otro cuento que sí alcanza, por fin, lo que suponemos que él siempre ha querido. Con personajes interesantes, actores a la altura y una fotografía que, unida a las fantásticas partituras de Desplat y a una dirección orientada a hacernos viajar a un mundo tan real como onírico, engloba un producto potente y apetitoso. Eso si, no me importa decir que tiene tramos con bajones notables de ritmo y una tendencia a la previsibilidad que emborrona el resultado. Además, en películas como esta, más que nunca vas a depender de la empatía del espectador con respecto a la historia, por lo que puedo entender a los que no les guste pero también a los que opinen con total tranquilidad que el cine se hizo para poder ver películas como esta.

LADY BIRD

Una joven estudiante que se hace llamar “Lady Bird” se muda al norte de California para pasar allí su último año de instituto. La joven, con inclinaciones artísticas y que sueña con vivir en la costa Este, tratará de ese modo encontrar su propio camino y definirse fuera de la sombra protectora de su madre

Dirección: Greta Gerwig – Música: Jon Brion – Guión: Greta Gerwig – Fotografía: Sam Levy – Reparto: Saoirse Ronan, Laurie Metcalf, Lucas Hedges.

Película sencilla y llena de alma. La ultima obra de Greta Gerwig coge los tópicos del genero adolescente americano ya vistos infinidad de veces y, gracias a un elenco en estado de gracia y una naturalidad sencillamente brillante, nos regala un filme que emerge por encima de la mayoría de sus antecesoras, consiguiendo hacernos recordar que realmente todos fuimos algún día Lady Bird y que todos somos o seremos Marion. Mención especial a Saoirse Ronan, que sigue sumando papeles interesantes a una carrera que parece que no tiene límites y sobre todo a Laurie Metcalf que consigue, partiendo de un papel manido pero un guión honesto, una de las mejores interpretaciones de pequeña madre coraje. Una pena que otra madre parece que va a quedarse con su premio, a pesar de su frivolidad.

PHANTOM THREAD

En el Londres de la posguerra, en 1950, el famoso modisto Reynolds Woodcock y su hermana Cyril están a la cabeza de la moda británica, vistiendo a la realeza y a toda mujer elegante de la época. Un día, el soltero Reynolds conoce a Alma, una dulce joven que pronto se convierte en su musa y amante. Y su vida, hasta entonces cuidadosamente controlada y planificada, se ve alterada por la irrupción del amor.

Dirección: Paul Thomas Anderson – Música: Johnny Greenwood – Guión: Paul Thomas Anderson – Fotografía: Paul Thomas Anderson – Reparto: Daniel Day-Lewis, Vicky Krieps, Lesley Manville.

Cuando Paul Thomas Anderson dirige, el mundo del cine escucha y observa. Porque pocos directores consiguen dar clases avanzadas de dirección en todas y cada una de sus películas, porque pocas obras parecen ir tan de la mano con la perfección como las del cineasta californiano y porque, posiblemente, esta sea la mejor de todas ellas. Phantom Thread es un ejercicio de puro cine al que, poniéndonos exigentes, solo se le podría pedir un ritmo ligeramente mayor. Además de contar con un tremendo Daniel Day-Lewis, que se despide a lo grande, y con dos actrices como Vicky Krieps y Lesley Manville vistiendo la película, encumbrando aún más una obra tan delicada como terrible, tan perfecta como inolvidable.

THE POST

En junio de 1971, los principales periódicos de EE.UU., entre los que se encontraban The New York Times y The Washington Post, tomaron una valiente posición en favor de la libertad de expresión, informando sobre los documentos del Pentágono y el encubrimiento masivo de secretos por parte del gobierno, que había durado cuatro décadas y cuatro presidencias estadounidenses. En ese momento, Katherine Graham, primera mujer editora del Post, y el director Ben Bradlee intentaba relanzar un periódico en decadencia. Juntos decidieron tomar la audaz decisión de apoyar al The New York Times y luchar contra el intento de la Administración Nixon de restringir la primera enmienda… Historia basada en los documentos del Post que recogían información clasificada sobre la Guerra de Vietnam.

Dirección: Steven Spielberg – Música: John Williams – Guión: Liz Hannah, Josh Singer – Fotografía: Janusz Kaminski – Reparto: Tom Hanks, Meryl Streep, Bruce Greenwood, Bob Odenkirk.

The post me habla de algo que no me interesaba al principio de la película y que no me interesó después. The Post tiene un desarrollo narrativo poco convencional, con bajones de ritmo y dificultades a la hora de escoger las velocidades de sus diferentes ramas argumentales. Tiene personajes que son potenciados por grandes actores pero que no son tan interesantes per se. La historia se atraganta en los últimos compases, cerrándose de manera un tanto trastabillada. El problema es que todo esto no es problema, porque The Post es de Steven Spielberg. El maestro de la composición, de la luz, de la dirección de actores, de la fotografía y de la postproducción. Es un director que a medio gas puede darte más píldoras de sabiduría que muchos de sus compañeros en sus mejores filmes. Además, ha decidido despojarse, hasta cierto punto, de las ínfulas propagandísticas y patrióticas que habían inundado y manchado su cine últimamente. The Post es una gran película porque es de Spielberg, solo por eso. Y eso, que parece una obviedad, es mucho decir.

THREE BILLBOARDS OUTSIDE EBBING, MISSOURI

“Mildred Hayes, una mujer de 50 años cuya hija adolescente ha sido violada y asesinada, decide iniciar por su cuenta una guerra contra la Policía de su pueblo, Ebbing, al considerar que no hacen lo suficiente para resolver el caso y que se haga justicia. Su primer paso será contratar unas vallas publicitarias denunciando la situación y señalando al jefe de policía, William Willoughby, como responsable principal de la pasividad policial.”

Dirección:Martin McDonagh – Música: Carter Burwel – Guión: Martin McDonagh – Fotografía: Ben Davis – Reparto: Frances McDormand, Woody Harrelson, Sam Rockwell

Generalmente las películas necesitan establecer un tono que conecte y provoque una respuesta positiva en el espectador, siendo éste capaz de meterse en la historia sin que existan elementos discordantes que provoquen rechazo de manera consciente o inconsciente. Martin McDonagh lleva ya años jugueteando con este elemento y moldeándolo en filmes-experimento que han corrido mejor o peor suerte (In Bruges, Seven Psychopaths) y parece que todos los caminos le estaban llevando a encontrarse a si mismo y brindarnos una obra maestra de la sátira y el humor negro como es esta Three Billboards outside Ebbing, Missouri. Por momentos recuerda a los Coen mas inspirados, saltando y jugando con el tono de su propuesta hasta que el espectador termina siendo una pieza mas del engranaje de la obra. Apoyándose en un guión sensacional, el cineasta logra salir airoso de una película compleja, arisca, difícil y desafiantemente divertida. Por no hablar de unos actores que van a dar mucho que hablar esta noche y un personaje, Jason Dixon, que a pesar de tomarse ciertas licencias en el tramo final, me parece de los mas interesantes que nos ha dado el séptimo arte en los últimos años.

CALL ME BY YOUR NAME

“Elio Perlman, un joven de 17 años, pasa el cálido y soleado verano de 1983 en la casa de campo de sus padres en el norte de Italia. Se pasa el tiempo holgazaneando, escuchando música, leyendo libros y nadando hasta que un día el nuevo ayudante americano de su padre llega a la gran villa. Oliver es encantador y, como Elio, tiene raíces judías; también es joven, seguro de sí mismo y atractivo. Al principio Elio se muestra algo frío y distante hacia el joven, pero pronto ambos empiezan a salir juntos de excursión y, conforme el verano avanza, la atracción mutua de la pareja se hace más intensa.”

Dirección: Luca Guadagnino – Música: Sufjan Stevens – Guión: James Ivory – Fotografía:Sayombhu Mukdeeprom – Reparto: Timothée Chalamet, Armie Hammer, Michael Stuhlbarg.

La delicadeza y la nostalgia por un cine que ya no existe o que simplemente no se hace de la misma manera se dan la mano en una película sumamente interesante y bien rodada. Este cuento bucólico sobre una relación homosexual retrata un amor de verano con una naturalidad que no podría haber existido antaño y con unos actores que se notan a gusto en un entorno inexplorado. Incluso Armie Hammer logra sorprender y encontrarse (por fin) a sí mismo y brindarnos una actuación que le acerca a donde debería haber llegado hace ya varios años. Al final no deja de ser la eterna historia de amor vestida con un estilo clásico y llevada a buen puerto por Luca Guadagnino, ya acostumbrado a estos viajes en el tiempo con reminiscencias de Bertolucci. Muy recomendable.