La meditación y el videojuego en Far From Noise 2018-03-25T22:45:02+00:00

Project Description

La meditación y el videojuego en Far From Noise

Qué puede aportar el videojuego a las obras reflexivas.

Escrito por ivb | @Gamefeeles | 24/03/2018

Por todos es conocida la dicotomía antagónica entre el cine de ritmo pausado; reflexivo, atento y el de ritmo vertiginoso; ágil, de acción. Aunque a medida que vemos más filmes esta distinción se va volviendo irrelevante en nuestro disfrute del medio, resulta innegable su impacto en el tono de una película.

Un plano especialmente largo suele dar espacio para que interioricemos lo que nos quiere transmitir el film y nos fijemos en los pequeños detalles de composición, actuación, encuadre, luz y demás. Nos pide atención, que profundicemos en lo que pasa por la pantalla. Entonces, ¿Qué sentido tiene usar un recurso tan reflexivo en un videojuego, el medio interactivo por antonomasia?

Far From Noise empieza en una situación de vida o muerte pero, al contrario de lo que podríamos pensar, nos pide tranquilidad. Dentro de un coche viejo nos balanceamos suavemente en un precipicio al que hemos ido a parar debido a un accidente y cualquier movimiento brusco puede ser nuestra perdición, además, tanto la imagen como el sonido nos incitan a la calma. Esto contrasta tanto con la situación como con las primeras palabras que la protagonista se dice a sí misma, cargadas de nerviosismo e impaciencia. Estas las escogeremos nosotros de entre unas pocas respuestas posibles y, aunque el abanico de opciones es limitado, la evolución del personaje procura siempre hacer un paralelismo con nuestro estado anímico, pasando de la inquietud a la aceptación, si así lo deseamos.

Porque este es un juego que permite tu equivocación, las respuestas que puedes dar ante esta situación son personales y pueden guiarte hacia un final prematuro o hacia los momentos más inspiradores de la obra. Se toma sus pausas, sus silencios, como una oportunidad para meditar, no solo sobre tu situación, sino sobre las preguntas existenciales que plantea. El diálogo interno que Far From Noise propone es acompañado por un encuadre que apenas varía, dando protagonismo a la naturaleza: los animales que se suceden en pantalla, una puesta de sol y un amanecer, que maravillan a quien se atreve a ver más que a mirar.

Esta obra propone que te vacíes de ti mismo y te atrevas a participar del desfile de la vida, pero no fuerza esta postura en ningún momento. Entiende que es algo que debes decidir personalmente y, en ese diálogo interno, te da espacio para que desarrolles tu propia espiritualidad o falta de ella. En los largos silencios te deja escuchar, en la sencillez de su fotografía te deja ver y en su paso del tiempo, lento pero imparable, te deja ser partícipe del espectáculo del mundo.

En contraste con la urgencia del momento, Far From Noise nos muestra la transformación de un mundo que no se puede poseer. Desde lo humano, la situación de vida o muerte y el coche como representación de un corazón estancado, nos lanza a lo universal, la naturaleza y el paso del tiempo. Mostrándonos la belleza de la existencia nos propone una respuesta a una pregunta que forma parte de todas las cosas.

“There are none happiest in the world but those who enjoy freely a vast horizon”, no hay nadie más feliz que aquellos que disfrutan libremente de un vasto horizonte. Como una provocación, el juego nos lanza esta afirmación casi al inicio de la historia y está en nuestras manos dejarnos interpelar por ella o seguir insistiendo en la tragedia del momento. Este es un aspecto pequeño pero esencial de una obra que entiende la inevitabilidad de la muerte como una oportunidad para abrirse al mundo y, dándonos las claves para seguir este viaje espiritual, podemos crecer junto al juego. A medida que como jugador te vas preparando para este cambio de perspectiva, puedes empezar a escoger las respuestas más calmadas y meditadas.

La obra se toma su tiempo para que interioricemos las revelaciones que nos plantea y nos deja ser cínicos todo lo que necesitamos, antes de que saltemos a su vertiente más profunda. Del mismo modo, sabe ver cuando no vamos a cambiar de actitud y nos deja libres con las consecuencias de nuestras decisiones, sin forzar nada.

Far From Noise utiliza la quietud para algo más que hacernos meditar, quiere que nos atrevamos a tomar decisiones sobre el modo en que miramos. Así, cuando el juego reconozca que hemos decidido ver el mundo con otros ojos sabrá que es verdad, porque el viaje de esta joven sobrepasada por la vida habrá sido el nuestro.

Hay un momento justo antes del amanecer en el que el mar se confunde con el cielo. En este instante que precede al cambio entre la noche y el día lo mundano participa de la gloria del universo, un trozo de mar se vuelve cielo, pero también el cielo participa del mar. Como máxima expresión del Misterio lo divino se hace naturaleza, cercana, humana y lo natural divino, llevando a término el propósito del viaje.

“This night… we are invincible”.