Kershner contra el Imperio 2018-01-21T20:12:11+00:00

Project Description

Kershner contra el Imperio

El Imperio Contraataca

Escrito por Dr.Tenma | 04/10/1980

Supe que no me iba a gustar esta película nada más empezar. ¿Episodio V? El mero hecho de que, de repente, de la nada aparezca el epígrafe “Episodio V” en vez de “Episodio II” indica que ‘Star Wars’ es algo más extraño -y posiblemente grande- de lo que creíamos hace tres años. ¿Y qué ha pasado con esos otros tres episodios que no hemos visto? Puede que nunca lo sepamos.

Leigh Brackett era un nombre importante en Hollywood: ‘The Long Goodbye’, ‘Rio Bravo’ o ‘The Big Sleep’, por nombrar algunos ejemplos de su filmografía. La comunidad fan no podía tener más esperanzas en esta secuela de ‘Star Wars’, vale que Irvin Kershner no es precisamente un director conocido -‘The Hoodlum Priest’ queda muy lejana y parece ser que sólo interesó a la comunidad católica- pero estando también George Lucas detrás nada podía salir mal… ¿Verdad?. La muerte de Brackett claramente ha perjudicado el proyecto y de poco ha ayudado contratar a un absoluto desconocido como Lawrence Kasdan (Al que, por cierto, no creo que volvamos a ver nunca más).

El guión de ‘El Imperio Contraataca’ es un despropósito. Empecemos con la decisión más reprobable del mismo: el giro final innecesario. Seguramente a Kasdan le parecerá moderno y novedoso pero, ¿acaso no es un tirabuzón absurdo que Darth Vader sea en realidad Anakin, el padre de Luke? ¿Cómo es posible que Vader no buscara antes a Luke? Estas preguntas deberían responderse en el tercer capítulo de la serie -¿O acaso debería decir sexto? ¿Cómo va la numeración ahora? Este giro ha convertido ‘Star Wars’ en un culebrón. Ya no sé qué locura más falta, ¿Que Obi-Wan resucite? -Esto esencialmente ya ocurre, ¿no? Al parecer la Fuerza permite a los Jedis volver como fantasmas…- ¿Que Leia sea también hija de Vader? Sea como sea, me hubiera parecido más creíble Anakin siguiera vivo y entrenara a Luke^1.

‘El Imperio Contraataca’ apuesta casi todo su metraje a una huída desesperada. Han, Leia, Chewie y C3PO únicamente huyen de un lugar a otro: de Hoth, de un campo de asteroides, de Vespin. Se podría cortar todo el celuloide de la huída del Halcón Milenario y que el espectador pasara de verlos en Hoth a Vespin. Durante la huída la trama no avanza. Lo único que ocurre entre medias es un inicio de romance entre Han y Leia, que para más inri resulta forzado, no encaja. Han Solo no es un personaje que “se enamore” -si todavía su novia fuese una wookie^2…- y todos sabemos que Leia debería acabar con el héroe, Luke, y no con otro.

Además, esta persecución es irreal. Está basada en que El Halcón no puede saltar al hiper-espacio (una excusa pueril para mantener el suspense. Si saltaran, simplemente no habría película). El Imperio tiene mucho más poder de fuego que el Halcón. No se justifica por qué no usan los destructores estelares y el ejecutor para destruir el campo de asteroides y, con ello, al Halcón Milenario. El Imperio los encuentra gracias a la existencia de cazarrecompensas y de la no existencia de los espejos retrovisores en el espacio -¿De verdad quieren hacernos creer que una nave espacial no puede ver a otra que le está persiguiendo? ¿Acaso ahora hay que olvidarse de que contra los Tie Fighters sí saben siempre dónde están?. Pero no contentos con tales insultos a la inteligencia fan, el Imperio ni siquiera es capaz de salirse con la suya. En el tramo final, de nuevo, cuando el Halcón trata de saltar, es incapaz. El Imperio ha desactivado el motor de hiper-velocidad. Ahora bien, por lo que sea, a Vader no se le ocurre que debería haber desactivado -si no destruido incluso- el sistema de vuelo completo de la nave. ¿Para qué dejarles volar?

Algo me dice que Harrison Ford se hará popular por señalar con el dedo.

Los problemas de ‘El Imperio Contraataca’ no terminan en su desarrollo. Los nuevos personajes resultan poco inspirados. Lando Calrissian es innecesario. ¿Qué pinta en la película? Su único papel es el de vender a su “amigo” Han Solo y, en otro giro del todo innecesario e inexplicable, ayudar a escapar a Leia y Chewie. De nuevo, otro intento de sorprender. Lo peor es que no se entiende ese giro, ¿ya no le gusta el trato con el Imperio Galáctico? ¡Si a él no le afecta en absoluto que dejen allí a Leia o se la lleven!

Me fastidia especialmente porque veo que se intenta que Lando sea el nuevo Han^3. Han disparaba -¡Sin provocación!- a Greedo en ‘Star Wars’, dejando claro que con él no se juega y sólo ayuda a la Rebelión por el dinero, pero luego aparece para salvar a Luke. Del mismo modo, Lando vende a su amigo por egoísmo y necesidad -no muy distinto al pragmatismo inicial de Han- pero demuestra ciertos principios intentando enmendar su deslealtad. Lo más desconcertante es el final de la cinta, cuando Lando aparece vestido con las mismas ropas que Han en ‘Star Wars’. No me imagino a Leia o Chewie aceptando que el principal culpable de la desaparición de Han intente tan claramente remplazarle.

Aquí un traidor con las ropas del que traicionó. Muy lógico todo.

Otra de las novedades es la aparición del Maestro de Jedi Yoda. El que era, ni más ni menos, el Maestro de Obi-Wan. No tengo palabras para describir mi decepción con este personaje. Para empezar nos han colado un muppet, un teleñeco, un muñecajo. Creo que un personaje tan importante debería ser un actor real. Me parece una locura que pretendan que no notemos que hay un señor moviendo la boca de Yoda. Me saca de la película, sinceramente. Pero no es eso sólo, no parece un maestro y no descubrimos casi nada de la Fuerza. Yoda se pasa la mitad de su tiempo actuando como un niño pequeño -y es muy enervante, casi tanto como C3PO- y la otra mitad diciendo supuestas cosas inteligentes. Resulta que los Jedi se entrenan levantando piedras, dando cuatro saltos y escuchando a un maestro decir frases vacías de autoayuda como “Hazlo o no lo hagas, pero no lo intentes”.

Para rematarlo todo, Luke pasa de ser el héroe de la Batalla de Yavin a un aprendiz torpe. Kasdan y Kershner se han cargado al héroe. Se le ve perdido en todo el entrenamiento y sus actos en la película se ven en todo momento forzados. En ‘El Imperio Contraataca’ vemos a Luke necesitando rescate de Han en el planeta helado de Hoth, pilotando una nave en una batalla de forma casi anecdótica, entrenándose media película, enfrentándose a Vader y huyendo. No hay rastro del joven heroico de la primera parte. Lo más heroico que hace es ir a rescatar a sus amigos pero fracasa y son ellos los que lo rescatan a él.

Otro punto que demuestra lo poco trabajado del guión es que teniendo en cuenta lo que podría durar la persecución del Halcón, Luke no debe estar de entrenamiento más de unos días. ¡¿Unos días?! ¿Así funciona la Fuerza? La persecución no es sólo innecesaria, sino que sin ella la película tendría menos fallos y la trama no se resentiría tanto. Creo que la culpa de tantas escenas vacías de contenido es esa necesidad de meter efectos visuales a diestro y siniestro.

Nos habían vendido ‘El Imperio Contraataca’ como una película más oscura que la primera parte, pero no sólo es mucho más infantil -repleta de alivios cómicos- sino desestructurada. Es un mero puente entre ‘Star Wars’ y una secuela que puede que a nadie interese ya. Justamente por películas como esta no se suelen hacer secuelas en Hollywood, destruyen la magia de la película original.

Notas

1. En el primer borrador de Brackett era esto lo que sucedía. Además, Luke tiene allí una hermana que también ha recibido entrenamiento Jedi completo.

2. Se rumorea por los pasillos de Pinewood Studios que Han está casado con una wookie, pero George Lucas no quería publicitarlo aún por considerarse controvertido. Al parecer esto explicaría mejor el ‘Holliday Special’ y la relación entre Han y Chewbacca.

3. De hecho no está nada clara la participación de Harrison Ford en la última película de ‘Star Wars’, otro motivo más para bajarse del carro.