Anor Londo, el legado de Gwyn

/, Videojuegos/Anor Londo, el legado de Gwyn
Anor Londo, el legado de Gwyn2018-02-16T12:32:38+00:00

Project Description

Anor Londo, el legado de Gwyn

Intenta muerte.

Escrito por Aldof | @AldoLedZep
| 16/02/2018

Siempre que oímos hablar de un videojuego nos viene a la mente la imagen de su protagonista, una melodía, un nivel o incluso la consola en donde lo jugamos. Si se trata de un juego que nos gusta, estas sensaciones se refuerzan y sintetizan en un recuerdo inolvidable. No es ningún secreto que la saga souls alberga muchos de estos recuerdos en la memoria de los jugadores; sus personajes, mapas y ambientación son considerados irrefutables iconos de los videojuegos. Sin embargo, de entre todos estos existe uno muy querido y que podría definir a la perfección la primera entrega: Anor Londo.

[Alerta spoilers]

Poniendo un poco de contexto, Anor Londo era la ciudad donde gobernaba el soberano Gwyn y su estirpe, figuras y ejemplo de la época mas próspera de la edad del fuego. El cual, tras la caída del resto de señores y héroes consumidos por el abismo y la oscuridad, se ve forzado a sacrificar su alma para prolongar la edad del fuego.

La ciudad de Anor Londo esta pensada para impresionar y conmover al jugador desde el primer contacto con ella. Tras vencer al golem de hierro en la fortaleza de Sen, un grupo de demonios murciélagos nos raptarán para elevarnos hasta lo alto de una montaña tras la cual se encuentra la ciudad de los dioses. Hasta entonces, sólo habíamos presenciado restos de ciudades y pueblos consumidos por demonios, la locura y la maldición de la enfermedad de los no muertos. Por ello, la primera imagen que tenemos de Anor Londo desprende un aire de majestuosidad y prosperidad, un pequeño rayo de esperanza que se mantiene vivo frente al caos.

Primer vistazo a Anor Londo

Dentro de esta zona nos encontraremos también con una arquitectura muy distinta a las anteriores localizaciones del juego. Grandes portones y habitaciones simétricas refuerzan la idea de que Anor Londo es un sitio impecable, libre de la maldición de los no muertos. Una gigantesca estatua de Gwyn rodeada por otras de sus leales caballeros de plata nos recuerda quién es la máxima autoridad del lugar. Sin embargo, junto a la estatua de Gwyn observamos otra de su hija Gwynevere, princesa de la luz solar y al otro lado un espacio vacío dónde, obviamente, falta alguien.

Tras derrotar a Ornstein el asesino de dragones y Smough el verdugo, considerados de los jefes más difíciles del juego, podremos acceder a la cámara de la princesa Gwynevere. Esta reconocerá nuestra valía y nos entregará la vasija del señor para encomendarnos la honorable misión de seguir los pasos de su padre y devolver la gloria a la edad de fuego. Así que ya tenemos una misión clara: somos el elegido de los dioses para restaurar la primera llama. O eso quieren hacernos creer.

Este encuentro con Gwynevere es clave ya que, si por algún motivo decidimos atacarla, ella desaparecerá y destaparemos la ilusión y terrible verdad sobre Anor Londo. La ciudad está abandonada por los dioses y sumida en la oscuridad.

Gwyndolin es el hijo menor de Gwyn y efectivamente es quien no tiene una estatua junto a su padre. Gwyndolin es una mujer transgénero que al nacer bajo la influencia de la luna fue ocultada por su progenitor y criada como una mujer. Pese a esto ella es la única que mantiene la esperanza en Anor Londo, custodiando la tumba de su padre y engañando al jugador para continuar con su legado.

Amazing chest ahead

Resulta muy interesante como el tema de Gwynevere vaticina este hecho. El principio es esperanzador, altruista, con coros que anuncian la llegada del héroe y dicen: “¡Aun podría haber esperanza para el reino de Lordran y la ciudad de Anor Londo!”. Sin embargo, la otra mitad de la sinfonía nos revela el auténtico y fatídico destino de nuestros protagonistas. La edad de fuego ha llegado a su fin y se debe abrir paso a la oscuridad.

Dark Souls es un juego donde tenemos perspectivas distintas sobre la muerte. La maldición de los no muertos es lo que proporciona la inmortalidad a nuestro personaje, pudiéndonos hacer cada vez más y más fuertes para superar los desafíos. No es hasta el final donde realmente esto cobra significado ya que todo nuestro poder acumulado podría prolongar un poco más la edad de fuego. Pero esto sería negar el ciclo natural de la vida, la misma maldición de los no muertos surgió debido a este hecho. Gwyn condenó a Anor Londo y a los suyos en un desesperado intento por prolongar su gloria. Resulta más que curioso los matices sobre la muerte que pretende transmitir Hidetaka Miyazaki con esto, ya que todos estos acontecimientos nos empujan a sentir lástima por Gwyn y su gente y en donde como último acto de misericordia solo les podemos proporcionar el descanso eterno.